viernes, 20 de abril de 2007

Rosalía de Castro: Cantares Gallegos


II.


Allá por la mañanita

subo encima de los oteros,

ligerísima, ligerísima

como una cabra ligera,

para oír de las campanitas

la badajada primera.


La primera de la alborada,

que me traen los airecillos

por verme más consolada.


Rosalía de Castro



1 comentario:

Darilea dijo...

Siempre bellos poemas los de Rosalía de Castro.
Gallega mujer desgarro de un mar en llanto.
Besitos.